Blog

Abusos sexuales en la infancia

El abuso sexual infantil la forma más grave de violencia contra los niños y conlleva efectos devastadores en la vida de quienes lo sufren.

El abuso sexual infantil implica la transgresión de los límites íntimos y personales de los niños, supone una imposición de comportamientos de contenido sexual por parte de un adulto o de otro menor de edad llevándose a cabo en un contexto de desigualdad y asimetría de poder, normalmente a través de la fuerza, la mentira, la manipulación o el engaño.

Estas prácticas han existido desde siempre, solo que han comenzado a considerarse como un problema cuando se han podido apreciar  las consecuencias negativas que tienen en la vida y desarrollo de los niños y, por otro lado, cuando se ha reconocido al niño como sujeto con derechos.

Debemos de tener en cuenta que cuando se habla de abuso infantil no solo se incluye el contacto sexual, sino también la exposición a material pornográfico, el grooming o la utilización o manipulación de los niños para la producción contenido sexual.

No es fácil determinar la incidencia real en la población porque ocurre, habitualmente ocurren en un entorno privado, como la familia, y los menores suelen sentirse impotentes y prefieren no revelar el abuso.
En la mayor parte de los casos el abuso sexual infantil se comete por familiares o inclusive por personas relacionadas con la víctima, como profesores, entrenadores o monitores.

 

Detección del abuso sexual

 

Suele ser complicado detectar situaciones de abuso en la infancia ya que por lo general se mantienen en secreto.

Este secreto se debe, por parte de la víctima, al hecho de obtener ciertas ventajas o regalos, al temor a no ser creída y al miedo a destrozar la familia o a las represalias del agresor al explicarlo.

Por parte del abusador, la posible ruptura de la pareja y de la familia y el rechazo social seguido de posibles consecuencias legales.

Por estas razones el abuso suele ser revelado de una forma accidental y tras haber pasado bastante tiempo de los primeros incidentes.
Sin embargo, hay indicadores generales para poder detectar abusos en la infancia.

Físicos:

  • – Dolor, golpes o quemaduras en la zona genital o anal
  • – Cérvix o vulva hinchadas o rojas
  • – Ropa interior rasgada o manchada
  • – Enfermedades de transmisión sexual
  • – Semen en la boca, genitales o ropa
  • – Dificultad para andar o sentarse
  • – Eneuresis o encopresis nocturna

 

Comportamentales:

  • – Pérdida de apetito
  • – Llantos frecuentes
  • – Miedo a estar sola con un hombre
  • – Rechazo a algún familiar
  • – Cambios bruscos de conducta y agresividad
  • – Aislamiento y problemas escolares
  • – Tendencia al secretismo
  • – Autolesiones o intentos de suicidio

 

En la esfera sexual:

  • – Conductas seductoras especialmente con las niñas
  • – Conductas precoces o conocimiento sexual inadecuado para su edad
  • – Interés exagerado por los comportamientos sexuales de los adultos
  • – Rechazo a las caricias, besos y contacto físico
  • – Agresión sexual de un menor a otros menores

 

Secuelas emocionales en las víctimas de abusos sexuales

 

Corto plazo los problemas más habituales son:

  • – Reacciones ansioso-depresivas
  • – Baja autoestima
  • – Fracaso escolar
  • – Aislamiento
  • – Comportamientos sexuales agresivos
  • – Culpa o vergüenza
  • – Miedo generalizado

 

A largo plazo los problemas más habituales son:

  • – Baja autoestima
  • – Rechazo del propio cuerpo
  • – Culpa o verguenza
  • – Alteraciones en la esfera sexual
  • – Disfunciones sexuales y menor capacidad de disfrute,
  • – Depresión y el trastorno de estrés postraumático
  • – Control inadecuado de la ira (mayoritariamente en hombres)
  • – Conducta autodestructiva – autolesiones, intentos de suicidio, bulimia, etc. (mayoritariamente en mujeres)
  • – Consumo de drogas o alcohol (adolescencia)

 

Debido a la gran huella emocional que dejan los abusos en la infancia es sumamente importante poderlos trabajar en terapia para que, de esta manera, se pueda ir reparando el daño causado. Si como padre detectas alguno de estos síntomas y no sabes cómo ayudar o si has sido víctima de abusos y necesitas ayuda profesional, puedes contactar con nosotros aquí

abusos, infancia, violencia, adolescencia

 

Para colaborar con Save The Children haz clic aquí