Blog

Salud mental y COVID-19

Ansiedad, estrés y miedo son las respuestas más normales a las que nos podemos enfrentar cuando algo es incierto, hay una crisis o nos encontramos ante situaciones de cambio. Por ello, es normal y totalmente comprensible experimentar esto ante el contexto de la pandemia que estamos viviendo.

A esta desafiante realidad, se le suma el temor a contraer el virus, los esfuerzos para contener la enfermedad, los cambios en nuestra vida, el distanciamiento de la familia, el trabajo desde casa, la educación de los niños en el hogar, entre otros, terminan desgastando a las personas, por ello, es importante que cuidemos nuestra salud física, pero también nuestra salud mental.

 

¿De qué manera se manifiesta el estrés?

A pesar de que cada persona reacciona de una manera diferente, lo más común es:

  1. 1.Cambios en los patrones de sueño o alimentación.
  2. 2.Temor y preocupación por su salud y la salud de sus seres queridos, su situación financiera o laboral, o la pérdida de servicios de apoyo de los que depende.
  3. 3.Agravamiento de problemas de salud mental.
  4. 4.Dificultades para dormir o concentrarse.
  5. 5.Mayor consumo de tabaco y/o alcohol y/o drogas.
  6. 6.Agravamiento de problemas de salud crónicos.



Durante estos meses, se han publicado muchos artículos sobre el virus y cómo cuidarnos durante la pandemia. Ha habido mucha sobreinformación y, a la vez, desinformación que ha generado aún más miedo, estrés y ansiedad.

Como terapeutas debemos incentivar el autocuidado en nuestros pacientes manteniéndolos informados para poder romper mitos y miedos, corregir información incorrecta y, en algunos casos, limitar la exposición a los medios de comunicación y redes sociales. Una exposición excesiva a los medios de comunicación y redes sociales puede generar consecuencias negativas en la salud mental.

 

¿Qué debemos de tener en cuenta?

  1. 1.Aprender, con la ayuda de profesionales a reconocer y normalizar las reacciones de estrés.
  2. 2.Reconocer sus propias reacciones y aprender a manejarlas de manera temprana.
  3. 3.Aprender estrategias para reducir el estrés, como, por ejemplo:
    1. a.Seguir una rutina (levantarse y acostarse a una hora similar, no descuidar la higiene personal, reservar tiempo para hacer lo que le gusta, etc.)
    2. b.Alimentarse adecuadamente y realizar ejercicios.
    3. c.Conversar con familiares y amigos sobre sus preocupaciones.
    4. d.Practicar métodos de meditación o relajación.
    5. e.Participar de actividades recreativas en casa.
    6. f.Evitar el uso de alcohol, tabaco y/o drogas.



Es importante saber que si sientes temor o si necesitas ayuda profesional puedes contar con nosotros, haz clic aquí

Depresión, ansiedad, estrés, miedo, esperanza

Para más información visita #SanosEnCasa